¿Qué se necesita para emprender?

Para empezara emprender nos hacen falta tres cosas diferentes: Aptitud (saber) + Actitud (querer) + tener recursos (poder). Si consigues combinar estos tres elementos, podrás conseguir todo lo que te propongas.

El problema viene cuando nos falla alguno de ellos: hay muchas personas que tienen una gran fuente de recursos, pero ni quieren hacer nada con ellos, ni saben lo que pueden hacer. Por otra parte, podemos tener una idea revolucionaria, saber exactamente lo que hacer con ella pero, desgraciadamente, no tener el capital suficiente como para poder llevarla a cabo.

Si has logrado combinar estos tres elementos, tan solo tienes que seguir esta guía para ver lo que te hace falta para emprender y tener éxito.

 

¿Qué me hace falta para emprender y no arruinarme en el intento?

 

¡Una idea!

La idea es la clave, el principal detonante que hará que todo sea posible. Sin embargo, quedarnos sentados a que aparezca una idea no siempre es la mejor opción… a veces hay que ir a buscarla.

Cuando tengas una idea, será el momento de ponerla a prueba: analiza si realmente es interesante, si es innovadora, si nadie la ha creado ya…

Los expertos en el mundo del emprendedor aseguran que todos tenemos ideas revolucionarias a lo largo de nuestras vidas, pero que muy pocos son capaces de organizarse para saber lo que hacer con ellas.

 

Emprender un negocio

Cree en ti

A lo largo de tu camino te vas a encontrar con muchas personas que te dirán que tu idea es absurda, aunque no lo sea.

Es por ello, por lo que es crucial que aprendas a creer en ti, que no tengas miedo a romper con todo lo establecido, que te levantes todo los días creyendo en el proyecto que tienes entre manos, y de qué manera lo vas a poder llevar adelante.

Sin embargo, recuerda que vas a tener que trabajar, que te va a absorber una gran cantidad de tiempo, y que vas a tener que estar en facultades de poder dárselo.

 

Estudio de mercado

El siguiente paso será estudiar el impacto de la idea en el mercado; sobretodo cuál sería su público potencial.

Por ejemplo, imagina que has inventado un teléfono móvil revolucionario. Seguramente no interesará de la misma manera a un público joven, que a un público adulto. Es por esta razón por lo que, quizá, deberíamos enfocarlo de diferente manera o a un sector diferente.

 

Empezando a trabajar

En cuanto ya tengamos la idea desarrollándose, habrá llegado el momento de empezar a cumplir con los impuestos y demás pagos a asumir.

Entonces es cuando se nos presentan dos fórmulas fundamentales:

Autónomos: Suele ser la mejor figura para empezar con nuestra idea, ya que no requerirá de una fuerte inversión inicial y salvo la cuota a la S.S., facturaremos según vayamos cobrando. Además, los pasos a dar no son demasiado complicados (descubre aquí cómo darse de alta en autónomos).

Empresas: Normalmente nos interesamos en cómo crear una empresa cuando ya llevamos un determinado tiempo de autónomos. Por lo general, es una figura destinada a proyectos más ambiciosos; requiere de una inversión inicial más elevada (un determinado capital mínimo en la cuenta) y, además, toda una serie de procedimientos y trámites que no son baratos precisamente.

 

¡A trabajar!

Una vez que hayamos llegado hasta aquí, empezará el trabajo de verdad. Analiza a tus competidores, lánzate a Internet, crea campañas que realmente atraigan a tus clientes, ajusta el presupuesto… en definitiva, tú sabes cuáles son tus objetivos y lo que vas a hacer para lograrlos.

 

Time Asesores

La otra opción

Correcto, hay otra opción menos tediosa y que te ayudará a centrarte en lo más importante: tu idea

Ponte en contacto con nosotros, y te ayudaremos en todos los procesos, desde que surge tu idea hasta que la pones en marcha.