¿Que hago con mi " paro "?

Con la ultima aprobación para el fomento de la economía social y el autónomo (Ley 31/2015 de Fomento del Trabajo autónomo), la prestación por desempleo o comúnmente llamado ” paro “, se puede compatibilizar con trabajos por cuenta ajena o por cuenta propia.

En este post nos vamos a centrar como puedo compatibilizar mi paro con darse de alta como trabajador autónomo, es decir en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos), pero antes dos medidas importantes que tenemos que subrayar en esta nueva Ley:

  1. Se elimina el requisito del trabajo personal en la tarifa plana:
    Así, los autónomos que contraten trabajadores podrán seguir beneficiándose de la tarifa plana para autónomos en su cuota de la Seguridad Social.
    Se trata de una flexibilización que va a afectar tanto a los trabajadores autónomos que ya estuvieran disfrutando de esta medida que van a poder contratar trabajadores sin perder la bonificación, como a los nuevos autónomos que causen alta en el RETA.
  2. Se concreta la cuantía a la que asciende la tarifa plana:
    La tarifa plana en realidad se divide en tres tramos: los primeros 6 meses un periodo de reducción cualificado (reducción del 80%), los 6 siguientes medio (50%) y por último, los otros 6 siguientes otro periodo temporal en el que la reducción es pequeña (30%), en total un periodo de 18 meses de reducción.
    Pues bien esta ley reciente fija la cuota por contingencias comunes de esta tarifa plana en 50 euros exactos (y no en 50,70 como ocurría hasta ahora) durante los primeros seis meses de actividad del autónomo (reducción del 80%), periodo que ahora se amplía hasta doce meses en el caso de personas con discapacidad, víctimas del terrorismo y de la violencia de género.
    Por otra parte, se pasa a especificar que la cuota de cotización de 50 euros se aplicará a los autónomos que opten por la base mínima de cotización.

He encontrado trabajo como autónomo

Hay varias posibilidades de cobrar el paro que puedes compatibilizarlo con el autónomo.

  • Interrumpir el cobro de la prestación, el poder reanudarlo sólo dependerá de cuanto dure la actividad:

Los desempleados que estén cobrando el paro y emprendan como autónomos podrán solicitar la reanudación del cobro de la prestación por desempleo hasta cinco años después de haber iniciado su actividad (60 meses), en lugar de sólo dos años como hasta ahora.
Ahora bien, si se solicita la reanudación con posterioridad a los 24 meses desde el inicio de la suspensión tendrá que acreditar que el cese en la actividad por cuenta propia tiene su origen en la concurrencia de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, en fuerza mayor, pérdida de licencia administrativa, violencia de género, separación o divorcio, cese involuntario en el cargo de consejero o administrador de una sociedad o extinción del contrato entre el TRADE y su cliente principal.

  • Capitalización de la prestación por desempleo:

La nueva Ley de Fomento del Trabajo Autónomo introduce la posibilidad de dedicar el 100% de la capitalización del desempleo a la inversión inicial, independientemente de la edad.
Anteriormente, solo los menores de 30 años que desearan iniciar una actividad por cuanta propia podían capitalizar hasta el 100% de la cantidad pendiente de cobro. Así, la nueva Ley, generaliza esta medida. Ahora bien, cuando con esta capitalización se pretenda realizar una aportación a una entidad mercantil con el fin de participar desde su constitución, o integrarse posteriormente. En todo caso, se requerirá que tras su incorporación, el beneficiario de la capitalización pase a ostentar el control efectivo de la sociedad. Esta capitalización se podrá utilizar tanto para realizar la aportación al capital social de todo tipo de sociedades mercantiles de nueva creación (siempre y cuando se tenga el control efectivo de la empresa) y también, para cubrir los gastos de constitución así como para adquirir servicios específicos de asesoramiento, formación e información de la nueva empresa.

  • Capitalización de la prestación por cese de actividad:

Se permite también la capitalización de la prestación por cese de actividad (aquélla que reciben los autónomos que hayan cotizado por esta contingencia cuando se ven obligados a poner fin a su actividad profesional por causas ajenas a su voluntad) para que esta medida pueda servir para sufragar los gastos de lanzamiento de una nueva actividad profesional. Se autorizará esta capitalización no sólo cuando el sujeto acredite que va a iniciar una nueva actividad profesional sino también en los casos en los que la prestación se vaya a destinar a realizar una aportación al capital social de una entidad mercantil (admitiéndose tanto la constitución renuevas sociedades como la integración de sociedades preexistentes, siempre que éstas hubiesen sido constituidas en los 12 meses anteriores a la aportación y tras la incorporación, se vaya a disponer del control efectivo de la misma).

Estas son las medidas mas importantes que se han adoptado en esta nueva Ley, si tienes dudas o tienes alguna consulta nos dudes en ponerte en contacto con nosotros, pinchando aquí

CÓMO GESTIONAR EL ENFADO EN EL ENTORNO LABORAL

¿Alguna vez te has enfadado en el trabajo? Seguro que sí.

Gestion Emocional Time AsesoresUna bronca injustificada, un compañero que te hace una faena, se comete una injusticia, recibes una respuesta que no esperabas…en fin, el entorno laboral no está exento de emociones, y el enfado es una de las más habituales.

Más preguntas para que reflexiones. ¿De qué forma se manifiesta en ti esa emoción? ¿Cómo te comportas cuando te enfadas? Quizá dependa de la persona con la que te has enfadado. A lo mejor con el jefe o un cliente importante adoptas una postura más sumisa y con los compañeros te muestras más agresivo. Seguro que en alguna que otra ocasión tu reacción ha complicado aún más las cosas, ¿a que sí?

Y después de que haya sucedido aquello que te enfadó ¿Te duró mucho el enfado?, ¿qué cosas pensabas acerca de la situación? Quizá lo que pensabas incrementó aún más tu enfado o lo alargó en el tiempo.

Todas estas cuestiones son importantes si quiero aprovechar mi emoción de enfado para lo que es, en lugar de causarme más problemas.

Es importante que sepamos qué información me aporta esta emoción y para qué sirve antes de aprender a gestionarla.

¿Qué me indica esta emoción?, pues varias cosas:

  • Por ejemplo, que estás haciendo o dando más de lo que quieres dar.
  • Que una situación o persona ha sobrepasado tus límites.
  • Que te sientes amenazado.
  • O que no se están cumpliendo tus expectativas.

Por supuesto, no confundas el enfado adaptativo y saludable con emociones como el orgullo herido o la ofensa que suelen venir del ego (aquello con lo que te identificas), pero esa es otra historia…

El enfado te va a dar información muy valiosa acerca de ti, por ejemplo, te informará acerca de la  naturaleza de tus límites, del talante de tus pensamientos, de las situaciones ante las que te sientes invadido o de tu capacidad para ser asertivo.

Y ya que hablamos de asertividad, ¿sabes lo que es?

Podríamos decir que la asertividad es la herramienta “estrella” para la gestión del enfado.

La asertividad nace de una sana autoestima y está basada en el respeto hacia uno mismo y hacia los demás que nos llevará a resolver las situaciones que generan enfado de forma eficaz. Nos permite poner límites sin agredir, sin invadir o atacar. Y por supuesto nos permite exponer nuestra postura ante los sucesos sin someternos a los deseos o intenciones de los demás.

Te cuento lo que me pasó hace unos meses.

Estaba atendiendo una llamada telefónica cuando una compañera que tenía a mi lado empezó a gritarme. Estaba bastante nerviosa por la sobrecarga de trabajo y consideraba injusto que yo atendiese llamadas de teléfono que según su criterio “no me correspondía contestar” en lugar de estar haciendo el trabajo que “me correspondía”.

Yo, por mi parte me quedé sorprendida por su reacción y como estaba atendiendo a alguien al teléfono simplemente me volví hacia otro lado para continuar con la conversación sin interrupciones.

¿Os imagináis cómo me sentí?

Pues muy enfadada. Me parecía tremendamente injusto que me gritasen, y además,  por algo de lo que yo no me consideraba responsable.

En ese momento no hice nada. Continué trabajando y ella dejó de gritar. Al día siguiente le propuse ir a tomar un café y le expuse tranquilamente mi visión de lo que había pasado el día anterior.

Le dije que comprendía perfectamente que estuviese enfadada por la situación pero que me había sentido injustamente tratada, que yo no estaba acostumbrada a que me hablasen en ese tono y le pedí que no volviese a dirigirse a mí de esa forma.

Ella se quedó muy sorprendida. Al principio justificó su conducta y finalmente ante mi ausencia de ataques se disculpó y se comprometió a no hablarme más de esa forma. Y efectivamente, no ha vuelto a hacerlo.

Y tu ¿qué tal vas de asertividad?

Si te apetece profundizar en esta maravillosa herramienta para la gestión de las relaciones te recomiendo la lectura del libro “La Asertividad, expresión de una sana autoestima” de la fantástica Olga Castanyer.


				
					

Quiero ser autónomo, ahora ¿Estimación Directa o Módulos?

AutónomoNos hemos decidido a ser autónomos, después de haber nuestro anterior entrada “Autónomo o Empresa”, una de las característica que presenta el forma es su fiscalidad.

De una manera fácil y comprensible el autónomo con una fiscalidad básica se encuentra con dos impuestos principalmente afecto a su actividad:

  1. Las ganancias que yo obtengo como autónomo (es decir mi sueldo), tributan en el Impuesto de la Renta de las personas físicas, tendré que hacer unos pagos a cuenta (algo similar a la retención que le hacen trabajadores), dichas retenciones luego se declaran en la declaración de la Renta. En función de la modalidad (Estimación Directa o Módulos), tendremos el Modelo 130 o 131.
  2. El IVA, si estamos en Estimación Directa o en Módulos, las cantidades a ingresar son diferentes. En este impuesto tenemos que tener en cuenta el Recargo de Equivalencia para el comercio minorista o el REBU (Régimen de Bienes Usados).

Pero nuestro objetivo es saber que modalidad elegir para ello vamos a saber como funcionan ambos:

Estimación Directa:

Este método calcula ganancias del autónomo, con una fórmula matemática sencilla
Ingresos – Gastos = Rendimiento
Este rendimiento (sueldo) es el que va tributa. Actualmente cada trimestre tendrá que ingresar el 20% y posteriormente, en función del rendimiento que haya obtenido, la situación familiar y patrimonial, en la declaración de la renta esa retención se tiene en cuenta. Es común en muchos autónomo con facturación baja al principio de su actividad que la Renta le “salga” a devolver. En este apartado tenemos que tener a cuenta a las actividad profesionales (como abogados, economistas, periodistas, arquitectos,…etc) los cuales están obligados que sus clientes (solo empresa u otros autónomos), en la factura le haga una retención (7% o 15%) y ellos mismo la ingresan hacienda y al final le comunican los datos del profesional, de esta manera en la renta del profesional aparecerá estas retenciones. Esto profesionales están exentos de ingresar ese 20% puesto que ya los clientes le están haciendo la retención

¿Qué pasa si soy profesional pero facturo otra actividad que no lo es (mercantil)?

En este caso presentaremos  el Modelo 130 y de lo que salga a pagar nos deducimos las retenciones a cuenta de la actividad profesional.

Señalar que existe la Estimación Directa Simplificada y Normal. Lo recomendable para un autónomo que empieza es permanecer en Estimación directa simplificada hasta que la cifra de negocios supere los 600.00o euros anuales. Además la simplificada tiene más ventajas fiscales.

Cuando el autónomo opta por la estimación, tanto normal como simplificada, conocer qué gastos son deducibles para evitar una posible sanción en caso de inspección.

Estimación Objetiva (Módulos):

Este régimen no se puede acoger todas las actividades, Hacienda todos los años pública la orden con los epígrafes que están acogido y que indicadores afectan al mismo.

Este método calcula el rendimiento del autónomo en función de los indicadores que han salido en la orden. Podemos decir que los módulos son como una “tarifa plana”, es decir, para un empresario pequeño pero con mucha facturación va pagar lo mismo si tuviera poca. Este régimen no tiene en cuenta los beneficios del autónomo para tributar, sino otro tipo de indicadores como hemos dicho anteriormente.

Requisito para acoger a este Régimen

  • Autónomos cuya actividad se incluye en la Orden Ministerial que regula este régimen (detalladas en el siguiente punto de este artículo).
  • No superar los límites establecidos en dicha Orden para cada actividad.
  • Volumen de ingresos que no supera los 450.000 euros anuales o los 300.000 en el caso de la actividades agrícolas y ganaderas y de las de la división 7 del IAE (transporte y comunicaciones). Desde enero de 2016, y con la Reforma Fiscal, el límite quedará establecido en 150.000 euros anuales y en 200.000 en el caso de la actividades agrícolas, forestales y ganaderas.
  • Su volumen de compras, sin incluir inversiones, no supera los 300.000 euros. Desde enero de 2016 el límite se establecerá también en 150.000 euros anuales.
  • Autónomos que practiquen retenciones del 1% en sus facturas, aunque desde el 1 de enero de 2016 éstas actividades quedarán excluidas del sistema de estimación objetiva.
  • No ha renunciado ni está excluido del régimen simplificado del IVA o del especial de la agricultura.
  • No realiza otras actividades que tributan en estimación directa

Otra nota importante a la hora de elegir una opción, en el caso de que se pudiera, es que una vez que iniciamos el año fiscal con un Régimen renunciamos al otro, y tenemos una permanencia de 3 años.

Autonomo o Empresa

Queremos iniciar nuestro negocio, tenemos la idea en la cabeza pero nos falta el último paso, ¿Cuál será la mejor manera Autónomo o creo una empresa?.

Para contestar a la pregunta del millón, influye múltiples factores para la elección de una forma u otra, desde Time Asesores, os daremos algunas recomendaciones para contestar:

  • Facturación: En función del Rendimiento (ganancias) que se obtenga podremos elegir una opción u otra. Para el año 2014 con la tributación que había hasta ese momento, si eres empresa las ganancias un 20% hasta 300.000 si facturas menos 10 millones de euros <empresa de reducida dimensión, si acabas de crear empresa baja hasta un 15% (para los dos primeros años con beneficios), y si eres autónomo alcanzarás la misma tributación que empresa cuando obtengas un rendimiento de 42.000 euros (contribuyen sin hijos y sin considerar otras situaciones de deducción, solo se considera los rendimientos de actividad económica). Con lo cual hay que valorar cuanto serán nuestras ganancias cuando iniciamos nuestro negocio y si elegimos empresa tendremos que tener en cuenta que esa tributación es cuando las ganancias no salen al socio, si quisiéramos que las ganancias se destinan al socio encarece la factura fiscal.
  • Imagen: Tenemos que tener en cuenta, en que sector y para que público vamos a trabajar, esto nos ayudara a elegir entre autónomo o empresa. Si vamos a ser un proveedor para la fabricación de un avión que nos conlleva una estructura grande de manufactura y nuestro cliente es Boeing o Airbus, la mejor opción sería empresa. Soy un profesional de la educación y ofrezco métodos de enseñanza online, mi estructura es pequeña y mis clientes son muy numerosos, en este caso la mejor opción es autónomo.
  • Duración de la Actividad. Si la actividad va ser solo para una temporada o nos ha salido un cliente esporádico, con esta situación nos tendremos cual va ser el volumen, si va tener un gran volumen con una dirección de mas de un año, nos compensara crear una empresa, si en cambio es poco volumen y la duración de meses e incluso menos lo mejor autónomo.
  • Varios Socios: Nos encontramos en el caso de que la actividad o el negocio lo desarrollan varias personas, en este caso dependiendo de la actividad y la afinidad de los socios hay múltiples combinaciones, como son la empresa, donde tendremos en cuenta de que en el caso de separación conlleva más problemas burocráticos y coste, también nos encontramos con un mix entre empresas y autónomos que son las Comunidad de Bienes y las Sociedades Civiles, y por último ser autónomo y que cada uno facture una parte del negocio o los clientes que vaya consiguiendo, en caso de separación sería la más fácil porque no conlleva ningún tipo de trámite.
  • Coste de Constitución: Si queremos crear una empresa tendremos que tener en cuenta el coste de la constitución y puesta en marcha, actualmente estos trámites se han economizado con la Ley de emprendedores, la forma más barata es el alta como autónomo donde existe ningún tipo de coste de la administración pública por el mismo.

Se podría estar enumerando múltiples factores para elegir entre una opción u otra, lo más recomendables es una vez que tengamos la idea clara de negocio y como lo vamos a desarrollar es consultar a un experto como el equipo de Time Asesores, pídenos cita pulsando aquí