Conozca las principales novedades de la Declaración de la Renta 2012

El 1 de abril, Hacienda dará el pistoletazo de salida de la Campaña de Renta 2012, un ejercicio que estará plagado de novedades debido a las medidas urgentes que adoptó el Gobierno de Mariano Rajoy al comienzo de su mandato para hacer frente al déficit público. Estas medidas han logrado rebajar el déficit al 6,7% del PIB, sin contar las ayudas a la banca.

imagesEn 2012, no solo el Gobierno de Mariano Rajoy subió la retención del IRPF de los trabajadores para ese año y al siguiente, sino que introdujo modificaciones en el régimen fiscal de las plusvalías por la venta de acciones, fondos de inversión, derivados e inmuebles.

Si el inversor obtiene las plusvalías en menos de un año o igual a un año desde su compra deberá tributar en la base general al tipo marginal del contribuyente, que varía desde el 24,75% al 56%, según la Comunidad Autónoma. Aunque la mejor opción era materializarlas pasado ese periodo, ya que para rendimientos de entre 6.000 y 18.000 euros tributarían al 21%, entre 18.000 a 24.000 euros al 25%, y más de 24.000 euros en adelante al 27%.

Si en lugar de tener ganancias, la inversión arrojó pérdidas, el inversor que deshizo posiciones en menos de un año tiene tres opciones: compensar las ganancias generadas en el mismo periodo; con el saldo positivo del resto de rentas, el 10% del límite, y cuatro ejercicios para compensar lo que queda pendiente. Para periodos de un año, se compensan en la base del ahorro con ganancias generadas en más de un año.

Dividendos: se intengrarán dentro de la base imponible del ahorro en los periodos impositivos de 2013 y 2013 y habrá una exención de gravamen hasta 1.500 euros anuales por el conjunto de dividendos percibidos en el ejercicio.

Vivienda habitual y cuenta vivienda. En 2012 se mantiene la deducción del 15% con un máximo de 9.040 euros pro inversión en vivienda habitual. En cuanto a la cuenta vivienda, si tiene un plazo inferior a cuatro años, el contribuyente deberá proceder a la inversión en un plazo de cuatro años desde la primera aportación o devolver las deducciones practicadas sin intereses de demora.

A partir de 2013 ambas deducciones se suprimen.

Indemnizaciones o retribuciones elevadas: se aplica una reducción del 40%, con un límite de 300.000 euros para importes de entre 700.000 euros y un millón de euros. A partir de un millón de euros, sin reducción.

Aportaciones de la empresa a planes de pensiones y seguros: las cantidades superiores a 100.000 euros por contribuyente respecto del mismo empresario tributan al marginal del IRPF y no tributan, aunque se excedan, los seguros colectivos contratados a consecuencia de despidos colectivos y los contratados antes del 1 de diciembre de 2012, con primas no superiores a 100.000 euros.

Impuesto sobre el patrimonio: se prorroga hasta el 1 de enero de 2014. Se eleva el límite de la exención por vivienda habitual hasta un importe máximo de 300.000 euros. En Madrid el límite exento queda fijado en 700.000 euros y en Cataluña, en 500.000 euros. Para Baleares y Comunidad Valenciana se recuperará para el año 2013.

Los contribuyentes que les tocó la lotería en 2012 están de enhorabuena, ya que el impuesto del 20% para premios de más de 2.500 entró en vigor el 1 de enero de 2013. Tampoco estarán obligados a declarar en la declaración de la renta del ejercicio 2012 quienes tengan bienes y cuentas en el extranjero.

Noticia publicada en finanzas.com
Cristina Casillas

El nuevo régimen de IVA para pymes y autónomos

La promesa más repetida por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, empieza tomar forma y las pymes podrán, a partir de enero de 2014, aplicar el llamado criterio de caja en el IVA, que permitirá abonar el impuesto en el momento de cobrar la factura y no, como sucede ahora, cuando se emite. La elevada morosidad provoca que muchas pymes deban ingresar a la Agencia Tributaria un IVA que no han cobrado y que quizás nunca lleguen a cobrar. Estas son las características que tendrá el nuevo sistema de IVAque Hacienda incluirá en la Ley de Emprendedores:

Voluntariedad

Las pymes con una cifra de negocios inferior a dos millones y que no tributen por el sistema de módulos podrán decidir voluntariamente si aplican el criterio de devengo –el IVA se ingresa al emitir una factura– u optan por el nuevo criterio de caja que permite pagar el impuesto al cobrar la factura. La decisión es importante, ya que las empresas que se adhieran al nuevo sistema deberán mantenerse en él durante un período determinado que puede alcanzar los dos años. Es decir, si el cambio no resulta tan bueno como se esperaba, no habrá posibilidad de rectificar en el corto plazo.

Criterio de caja para proveedor y cliente

Un aspecto importantísimo y que para Hacienda resulta innegociable. Actualmente, en una operación entre dos empresas, la compañía que actúa como proveedor debe pagar el IVA al emitir la factura con independencia del momento de cobro. Sin embargo, la sociedad que recibe esa factura puede desgravarse el impuesto aunque no lo haya pagado. El criterio de caja afecta a las dos partes de la operación. Es decir, la empresa que vende un bien no deberá ingresar el IVA hasta cobrar pero, y allí viene la parte menos positiva, la sociedad que compra tampoco podrá deducirse el impuesto hasta que pague la deuda. Y ello será así con independencia de que la sociedad que actúa como cliente haya optado por mantenerse en el criterio tradicional de devengo. Si no fuera así, se daría la circunstancia de que Hacienda devolvería un IVA que no ha cobrado, algo que el Gobierno entiende que resulta inasumible en un contexto como el actual y que, además, generaría problemas de control del fraude.

Efecto negativo para la gran empresa

Las grandes empresas no podrán acogerse al nuevo sistema y ello generará ciertas distorsiones en el mercado de difícil solución. La situación actual es muy clara: cuando una compañía vende a otra empresa, debe ingresar el IVA al emitir la factura y cuando compran, se deducen el impuesto con independencia de cuándo se formalice el pago. ¿Y qué sucederá a partir de 2014 cuando una gran empresa tenga relaciones comerciales con una pyme que haya optado por el criterio de caja? Todo serán problemas. En primer lugar, no podrá reclamar la devolución del IVA soportado hasta que pague la factura. Esto significa menos liquidez en un momento de restricción del crédito. Además, las grandes empresas gestionan el IVA de forma totalmente informatizada y operar con pymes que apliquen el criterio de caja generará cierta complejidad contable. No resulta descabellado pensar que las grandes compañías –que son las que utilizan mayores plazos de pago– preferirán operar con pymes en régimen de devengo. Y muchos pequeños empresarios probablemente preferirán renunciar a pagar el IVA en el momento de cobrar la factura para no perder clientes. Las asociaciones de autónomos trasladaron a Hacienda su temor ante la posibilidad de que las grandes empresas presionaran a los autónomos para que no aplicaran el nuevo régimen. Los representantes del Gobierno se encogieron de hombros y señalaron que “el mercado es el mercado”. Además, si una pyme opta por el criterio de caja, deberá aplicarlo en todas las operaciones. No tendrá la posibilidad de acogerse a uno u otro sistema en función de las preferencias de su cliente.

Mayor control fiscal

Otro requisito innegociable para Hacienda. Las pymes que se acojan al criterio de caja deberán asumir un mayor control fiscal por parte de la Agencia Tributaria. A falta de concretar los requisitos, Hacienda planea obligar a autónomos y pequeñas empresas a llevar un “libro registro” de los cobros del IVA. Ello supone un significativo aumento del papeleo y de los costes de gestión para estas compañías. De hecho, el temor a que el criterio de caja pueda provocar una merma de los ingresos y un mayor fraude es uno de los motivos que ha provocado el retraso en el cumplimiento de la promesa electoral del Gobierno.

Sin régimen transitorio

El Ejecutivo se planteó introducir la nueva medida de forma paulatina. La idea era que las pymes que operaban con la Administración Pública aplicaran primero el criterio de caja, que se ampliaría al resto de sociedades con posterioridad. Ello tenía sentido, ya que las compras con el sector público están, a priori, más controladas. Por otra parte, la Administración actúa como un consumidor final, es decir, no puede deducirse el IVA y, por lo tanto, no existe el problema para Hacienda de devolver una cuota impositiva que no ha ingresado. Sin embargo, al final, el Ejecutivo ha decidido que el nuevo criterio de caja entrará en vigor con carácter general al entender que la aprobación de la promesa electoral se ha demorado más de lo previsto.

¿Cuántas empresas optarán por el ansiado modelo?

Hacienda calculó que unos 2,4 millones de autónomos y pymes podrían beneficiarse del nuevo criterio de caja. Sin embargo, los expertos fiscales apuntan que la mayoría de las empresas optará por el modelo tradicional ante todos los inconvenientes, especialmente aquellos ligados a las mayores obligaciones formales. Cada sociedad deberá valorar los pros y contras. En principio, serán las pymes que tengan como principales clientes al sector público quienes se cambiarán al criterio de caja. Todo apunta a que la mayoría optará por quedarse como está o esperará un tiempo para comprobar cómo funciona el nuevo sistema. Las previsiones más optimistas indican que 500.000 de los 2,4 millones de pymes y autonómos que tendrán la posibilidad de acogerse el criterio de caja cambiarán de sistema. Otros expertos apuntan que la cifra difícilmente sobrepasará las 100.000 compañías.

La crisis económica ha reducido notablemente el número de contribuyentes del IVA, un impuestos que recae sobre el consumidor final pero que son las empresas quienes lo gestionan e ingresan en Hacienda. Los últimos datos de la Agencia Tributaria indican que el número de declarantes, no ha dejado de caer desde 2007 y se sitúa en torno a los 3,2 millones. De éstos, 1,8 millones son “empresarios personales”, es decir, autónomos. Por otra parte, existen 1,3 millones de sociedades que declaran el IVA y solo 31.000 de estas tienen la consideración de gran empresa. El resto son pymes. Los ingresos derivados del IVA alcanzaron los 50.464 millones en 2012, un 2,3% más por el alza de tipos.

 

Noticia publicada en cincodias.com

Las mejores cuentas para mileuristas: sin comisiones, remuneradas y tarjetas gratis

España es un país de mileuristas. Según la Encuesta de Estructura Salarial publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) el salario bruto medio anual es de 22.790 euros, unos 1.200 euros al mes, aunque el salario más frecuente es de 16.490 euros, poco menos de 1.000 euros.

mileuristaLos bancos, grandes conocedores de la realidad del país, buscan captar nóminas, ya que se trata de un ingreso regular y un cliente altamente vinculado. Así, sabiendo que nuestra nómina es un tesoro para el banco, lo idóneo no es regalar la domiciliación de la nómina a cualquier banco, sino buscar el mejor postor, y para ello, no es necesario tener un salario abultado.

Si bien es cierto que alguna entidad regala un iPad o un televisor si cobra más de 3.000 euros, el ser mileurista o no llegar a ello también permite disfrutar de una cuenta sin comisiones y con interesantes beneficios.

Cuenta Expansión de Banco Sabadell. La cuenta no aplica comisiones y además las tarjetas de crédito y de débito son gratuitas. Como atractivo adicional devuelve el 3% de los recibos hasta 20 euros mensuales. Además, ofrece un préstamo preconcedido de hasta 5.000 euros. Y todo ello accesible con una nómina de 700 euros.

Cuenta Nómina de ING Direct. La clásica cuenta del banco holandés: sin comisiones, descuento del 3% en gasolineras GALP y tarjetas de crédito y de débito gratis. Aunque no se especifique en su web, el mínimo para acceder es de 600 euros.

Cuenta Nómina Open. Es la mejor cuenta de Openbank, banca online del Santander. No cobra comisiones, devuelve un 1% de los principales recibos, un 1% de las compras de alimentación en supermercados con la tarjeta Visa Open y un 2% en gasolina en cualquier estación de servicio (hasta 500 euros al año de devolución). Para contratarla, es necesario domiciliar nómina de 900 euros.

Cuenta Inteligente EVO. La más completa del mercado. No tiene comisiones, aplica una rentabilidad de hasta el 2,25% TAE, devuelve el 1% de las compras realizadas con la tarjeta de crédito y, además, permite retirar efectivo gratis de cualquier cajero del mundo. Y todo ello sin ningún requisito de nómina: basta con domiciliar 5 recibos, o bien domiciliar un ingreso de, al menos, 300 euros al mes.

Noticia publicada en finanzas.com

El algoritmo español que hará que ahorres dinero en gasolina

Es una pregunta que todos nos hemos realizado: ¿a qué velocidad he de circular para optimizar mi gasto en combustible? La respuesta llega del Instituto de Investigación del Automóvil, dependiente de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), donde sus expertos han diseñado un algoritmo que muestra al conductor el perfil óptimo de velocidad según el trayecto a recorrer.

Ahorro Combustible
Su principal ventaja con respecto a otros programas de este tipo radica en el concepto de aprovechar las variaciones de pendiente de la carretera para configurar una marcha que emplee el mínimo combustible. El usuario introduce un recorrido y el tiempo en el que desea recorrerlo, y el algoritmo se encarga de calcular la velocidad y los cambios de marcha para obtener en torno a un 5% de ahorro a la hora de repostar.
El método empleado para encontrar la secuencia de marchas y la aceleración ideales es el de la Programación Dinámica. La técnica “considera todas las posibles transiciones entre estados inmediatos de un sistema para hallar la secuencia ideal cuando se requiere que cambie entre dos estados no consecutivos”, relata la universidad en un comunicado.
 
Felipe Jiménez, profesor en la Escuela de Industriales de la UPM y principal autor del trabajo, lo explica de un modo más accesible a Teknautas: “A partir de un mapa que cuente con los límites de velocidad segura y la orografía del terreno, el algoritmo le dice al conductor cuándo ha de frenar, de cambiar de marcha o de pisar el acelerador”.
La orografía es precisamente una de las claves diferenciadoras del estudio, ya que no existen casi aplicaciones que aborden esta variable. “El conductor normalmente no conoce el camino en profundidad; nosotros sí. Por ejemplo, el programa puede sugerirle que acelere en un descenso para aprovechar el impulso en la siguiente subida, que es algo que no se suele hacer. Entonces nosotros hablamos de un ahorro promedio del 5%, pero en un viaje largo con muchos cambios en la orografía el recorte en gasolina o diésel puede ser muy importante”, dice Jiménez, que ostenta además la dirección de la Unidad de Sistemas Inteligentes de Vehículos. Otras circunstancias, como el mapa del motor, si es gasolina o diésel, la carga del habitáculo o la caja de cambios de cada modelo de automóvil marcan el rango de ahorro de combustible.

Solo para coches con menos de diez años

El proyecto, que arrancó hace cuatro años con el apoyo del Ministerio de Economía y Competitividad, se encuentra a punto de saltar a la fase de prototipo. De momento el programa corre en un portátil conectado a un puerto de diagnóstico del automóvil para monitorizar las revoluciones e indicar el par motor más adecuado. Si su coche no dispone de un bus de diagnóstico por su antigüedad, por encima de los diez años, tendrá que olvidarse de este avance.
El objetivo que se han marcado Jiménez y su equipo es conseguir que el programa final funcione en un GPS de última generación. “Hemos segmentado el algoritmo para que reaccione antes a los cambios y lo estamos optimizando constantemente, si bien sigue necesitando una potencia de cálculo superiora la de estos dispositivos”, lamenta. El experto considera que su algoritmo puede beneficiar, en primer término, a los autobuses interurbanos de largo recorrido. De conseguirse, la Administración obtendría un descuento en combustible precioso en época de crisis.
Los esfuerzos se centran ahora en expandir la tecnología a los vehículos híbridos, dado que sus características inherentes ofrecen más posibilidades para una conducción eficiente, y en implementar un ‘software’ capaz de localizar y ofrecer rutas alternativas a los atascos.
Noticia publicada en www.elconfidencial.com

Los sectores donde sí hay trabajo en España

En 2012 se perdieron 820.000 puestos de trabajo, pero todavía hay sectores que pueden tirar del carro de la economía. Las actividades jurídicas, los servicios personales y las telecomunicaciones protagonizan la creación de empleo, que alcanza hasta 120.000 personas en treinta sectores.

El año 2012 fue el de mayor destrucción de empleo durante la crisis (4,65%), a excepción del récord de 2008 (6,76%). España ha entrado en una espiral recesiva (-1,4% el año pasado), el consumo cae por trigésimo mes consecutivo, la morosidad alcanza el 10,4% y el crédito brilla por su ausencia.

En 2012 se perdieron, de media, 822.000 puestos de trabajo a lo largo del año y el paro alcanzó a casi 6 millones de personas, según la Encuesta de Población Activa (EPA) que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Y, en medio de este hundimiento, hay ciertas actividades que salen a flote y suponen una tabla de salvación para muchos trabajadores. Se trata una treintena de sectores que brillan con luz propia, como pequeñas bombillas que ponen una nota de esperanza en el oscuro túnel que atraviesa el país, y han creado 121.600 nuevos puestos de trabajo desde 2011.

El sector que más crece es el de los servicios personales, que acapara la creación de 27.800 empleos en 2012 respecto al año anterior. Esta cifra supone un avance del 11,6% respecto a los puestos de trabajo existentes en 2011. La medalla de plata la obtienen las actividades jurídicas y de contabilidad, que concentran la creación de 16.300 empleos (un aumento del 5,6%) y el bronce lo consigue la industria de las telecomunicaciones, con 11.600 contrataciones netas (un 9% más).

Por su parte, de las cuatro ramas que componen el sector energético y de provisión de agua, gas y gestión de residuos, apenas una, la depuración de agua, entra en terreno negativo, con la pérdida de 300 empleos. Todas las demás salieron ganando en puestos de trabajo el año 2012: el suministro de energía y gas se anota 3.400 empleos, la recogida de aguas residuales, 600, la eliminación de residuos, 1.400 y las actividades de descontaminación, 4.000. El saldo neto representa una creación de 9.100 puestos de trabajo, lo que supone un crecimiento porcentual del 4,4%. Es un avance notable, debido a que muy pocos sectores crecen en conjunto.

El sector de la comunicación y la información ha logrado mantener sus puestos de trabajo en medio de un año muy complicado: cuatro de las seis ramas de la actividad ganan puestos de trabajo. La que mejor parada sale es la de las telecomunicaciones, que aporta 11.600 puestos de trabajo a la economía, un 9% más que en el año 2011. Después se sitúan los servicios de información (2.300 empleos), las actividades cinematográficas, televisivas y musicales (1.500 ocupados nuevos) y edición (800 puestos de trabajo). Sin embargo, el sector sufre el lastre de las actividades de programación, que pierden 14.100 empleos.

En un año catastrófico para el sector manufacturero, con la pérdida de un 5,6% de los empleos, hay cuatro ramas de esta actividad que han logrado sobreponerse. Se trata de la elaboración de prendas (gana 1.900 empleos), la industria del papel (600 empleos), el refino de petróleo (otros 600 puestos de trabajo) y la fabricación de productos farmacéuticos (2.200 ocupados). Entre todos, dan trabajo a 5.300 personas más que en el año 2011, lo que supone un avance medio en estas actividades del 2,9%. Sin embargo, apenas ponen una nota positiva en la industria española, que pierde 129.000 empleos este año.

El sector primario apenas perdió un 0,9% de los puestos de trabajo en 2012. Este éxito relativo se logró gracias al avance de la pesca y la acuicultura, que se anotó un avance de 6.200 puestos de trabajo. Esta cifra parece aumentar si se tiene en cuenta la magnitud del sector, ya que representa un avance del 18,1% respecto a los empleados el año anterior. El dato también muestra la vitalidad de la acuicultura, que ya acapara más del 40% del empleo dentro del sector pesquero. Agricultura, ganadería y explotación forestal arrojan un saldo negativo y pierden, en conjunto, 13.100 trabajadores.

Noticia publicada en expansión.com 05.03.2013MADRID P. Cereza