Regularizar dinero negro prescrito permite que la declaración ante Hacienda salga a devolver

Hacienda se ha empeñado en dar tantas facilidades para que los defraudadores acudan a la amnistía fiscal, cuyo plazo termina hoy (si no se prorroga finalmente), que ha llegado a situaciones que rozan el disparate. Así, se han dado casos en los que el defraudador no sólo no tiene que pagar nada por regularizar el dinero negro, sino que incluso le sale ‘a devolver’, es decir, genera una base imponible negativa que puede reducir su factura fiscal ‘regular’, según distintas fuentes del sector.

La explicación de este curioso fenómeno parte de la principal ventaja que ha concedido el departamento de Cristóbal Montoro a los defraudadores: no tener que pagar el recargo del 10% por el patrimonio anterior a 2008, ya que se considera prescrito. Por tanto, si los activos ocultos son anteriores a esa fecha, sólo debe pagar por la rentabilidad que ha generado en los últimos años. Y resulta que es bastante fácil que esa rentabilidad sea negativa porque los ejercicios 2008, 2009 y 2010 han sido negativos para muchos mercados, lo que genera una minusvalía. Se puede hacer una complementaria de esos ejercicios para aplicar dicha minusvalía y puede salir a devolver.

Para beneficiarse de esta devolución no hay que regularizar el dinero por la vía extraordinaria de la amnistía fiscal (que no permite que salga a devolver) para el dinero prescrito, sino por la regularización ordinaria tradicional, que también se puede utilizar para traer el dinero negro a España. Esta posibilidad existía antes de la amnistía, pero la utilizaba muy poca gente. Ahora, con el efecto llamada de la amnistía más el endurecimiento de las sanciones para los defraudadores de aquí en adelante (junto al declive de los paraísos fiscales), han hecho que esta vía se utilice masivamente, según las fuentes consultadas.

De hecho, muchos defraudadores utilizan de forma simultánea las dos vías: la extraordinaria para regularizar el patrimonio no prescrito pagando sólo el 10% de su importe, y la ordinaria para el prescrito si tiene minusvalías en los ejercicios a los que se aplica esta medida.

Como ejemplo de las posibles pérdidas en esos años, el Ibex 35 de la bolsa española perdió un 39,43% en 2008 y un 17,43% en 2010, si bien en 2009 recuperó el 29,84%. Por tanto, alguien que cogiera sólo los años malos o que tuviera en su cartera los valores que peor lo hicieron (o fondos que invirtieran en ellos) puede acumular perfectamente pérdidas en ese período. Asimismo, también pudo acumular pérdidas en la crisis de la deuda periférica si invirtió en bonos de algún país rescatado.

Ahora bien, entre los despachos de asesores fiscales hay división sobre si se debe pedir la devolución al regularizar el dinero negro prescrito. “La gente no se atreve a pedir la devolución”, afirma una de las fuentes consultadas. “Bastante tienen ya con regularizar su dinero negro sin pagar un euro, como para encima utilizarla para que Hacienda les devuelva dinero”. Otras fuentes, en cambio, aseguran que se está utilizando esta fórmula de forma generalizada ya que “la gente es muy tacaña” y se trata de una fórmula legal: Hacienda no tiene más remedio que aceptar esa devolución.

Hacienda pone la alfombra roja

Sin llegar a esos extremos, lo cierto es que el coste de acudir a la amnistía fiscal ha sido por término medio mucho más bajo de lo que se temían los defraudadores. Así, alguien con activos financieros en Suiza por dos millones de euros pensaba que al tener que pagar el 10% iba a tener que desembolsar 200.000; pero, como solo tiene que pagar por los intereses generados en esos tres años, lo que van a tener que ingresar en el Tesoro es muy poco: 5.000, 10.000 euros… explica un abogado.

Sea como fuere, esta situación extrema es un paradigma de las enormes facilidades que ha ofrecido Hacienda a los defraudadores para que regularicen su dinero negro: ha respetado los plazos de prescripción (inicialmente se creía que el recargo del 10% se iba a aplicar sobre todo el patrimonio independientemente de su fecha de origen), ha prometido no inspeccionar ni perseguir a quienes se acojan a la medida, ha permitido regularizar el dinero en efectivo sin necesidad de pagar el IVA pendiente del momento en que se generó, ha considerado el patrimonio regularizado a cierre de 2010 aunque los activos hayan cambiado desde entonces hasta ahora…

Incluso algunos de los máximos responsables de Hacienda han hecho un roadshow por todo el país para convencer a los defraudadores de que se apunten a la amnistía, que algunas fuentes califican de un poco “sonrojante”.

La recaudación superará los 1.500 millones

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha afirmado esta misma semana que está convencido de que la amnistía fiscal será un “éxito” para todos los españoles, ya que por un lado permitirá un afloramiento de bases imponibles hasta ahora ocultas y, por otro, significará una “normalización”, dado que tener rentas no declaradas en el extranjero es “intolerable”.

Distintas fuentes conocedoras de la situación aseguran que, con el fortísimo impulso final que ha recibido esta medida en el último mes -los despachos y los bancos no dan abasto, de ahí que pidan una prórroga-, la recaudación superará los 1.500 millones e incluso podría acercarse a los 2.000. Se quedará por debajo de los 2.500 millones previstos (precisamente porque no hay que pagar por el dinero prescrito), pero en todo caso cerca de cumplir los objetivos del Gobierno.

Noticia publicada en elconfidencial.com

Recetas para cuadrar la factura fiscal

En el presente ejercicio fiscal ha aumentado de nuevo la tarifa del impuesto sobre la renta del tramo estatal y, teniendo en cuenta las tarifas autonómicas, habrá contribuyentes a los que se aplique un tipo marginal de hasta el 56%, como sucederá en Cataluña. Este incremento obligará a afinar la declaración especialmente en las rentas más elevadas, sin perder de vista tampoco la otra gran novedad prevista para 2013, la modificación de la tributación del ahorro, de modo que las plusvalías generadas a menos de un año se graven al tipo marginal del contribuyente.

Pero si hay un cambio determinante de cara a 2013 será la desaparición de la deducción por hipoteca, estrella indiscutible de la declaración de la renta. Su fin bien puede condicionar el signo de la factura fiscal y obliga a hilar fino.

Vivienda

Este ejercicio será el último en que el contribuyente tendrá la garantía de poder deducirse por el pago de su hipoteca de primera vivienda, con los límites conocidos del 15% sobre un máximo de 9.040 euros. En enero sube también el IVA de vivienda nueva, del 4% actual al 10%. Así, quienes tengan pensado comprar una casa tienen claros alicientes fiscales para hacerlo antes de que acabe el año.

Según recuerdan en el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF-CGCEE), que ha elaborado una guía de recomendaciones para planificar la renta de 2012 y 2013, otros de los incentivos para comprar casa este año -incluso si es para alquilar o como segundo residencia- es que quienes la adquieran este año tributarán tan solo por la mitad de las plusvalías que obtengan en una futura venta del inmueble.

Las aportaciones a las cuentas vivienda también sufren cambios. Así, si este es el último año de vida de la cuenta y aún no se ha comprado un piso, el contribuyente podrá devolver en su IRPF las deducciones de las que haya disfrutado en los años anteriores y, de forma excepcional en 2012, no ser penalizado con el pago de intereses de demora.

Planes de pensiones

Las aportaciones a planes de pensiones ganan atractivo fiscal este año, ante el incremento de los tipos marginales para 2012 y 2013 y, previsiblemente -a la vista de la debilidad de las cuentas públicas y a falta aún de que lo confirme el Ejecutivo- también para 2014. Gracias a las aportaciones a planes de pensiones, que reducen directamente la base imponible de la declaración, el contribuyente podrá disfrutar de un ahorro de entre el 24,75% y el 56%, según el tipo marginal que le corresponda por su nivel de ingresos y por la comunidad autónoma donde tenga su domicilio fiscal. Eso sí, los límites deducibles están en 10.000 euros anuales y 12.000 euros si ya se han cumplido los 50 años de edad.

Plusvalías

A partir de enero, las plusvalías generadas en un plazo inferior a un año tributarán al tipo marginal, en lugar de la banda actual de gravamen, que oscila entre el 21% -para ganancias inferiores a los 6.000 euros-, el 25% para plusvalías de hasta 24.000 euros y el 27% máximo cuando la ganancia supera esa última cuantía. En REAF recomiendan que si se piensa vender un bien antes de que haya pasado un año, es mejor no esperar a 2013, cuando la tributación será mayor. O al menos de un mínimo del 24,75%, el marginal para rentas anuales inferiores a los 17.707,2 euros.

Y puestos a contratar productos de ahorro, conviene suscribir aquellos en los que la ganancia se vaya a recibir en 2014. Para entonces ya no se aplicarían las tarifas antes mencionadas, vigentes en principio para los ejercicios de 2012 y 2103, y se volvería al régimen anterior, de una tributación del ahorro del 19% y el 21% a partir de los 6.000 euros. Pero es muy probable que el marco fiscal de este año y el próximo se prolongue también para 2014, con la incertidumbre de hasta qué punto se regresará a la situación previa.

Esta posibilidad deja también en el aire otra de las recomendaciones en principio más obvias, como la de diferir en la medida de lo posible la imputación de rentas a 2014, en la confianza de que la subida fiscal transitoria concluya el año próximo.

Patrimonio

Además del IRPF, si el contribuyente reside en una autonomía distinta a Baleares y Madrid debe prever que es posible que tenga que tributar también por el impuesto sobre el patrimonio. El mínimo exento está en 700.000 euros. Incluso si reside en las comunidades citadas, tendrá que presentar la declaración si la suma de sus bienes supera los 2 millones de euros, aunque no se ingrese nada.

Noticia pulicada en cincodias.com

Los mejores nuevos empleos

Ante la incertidumbre de nuestro mercado laboral actual, alguno se ha planteado si seguir buscando un empleo con los estudios que realizo o reciclarse y cambiar de tercio, aqui os dejo un post publicado en euribor.com.es,  que puede ayudar.
Siempre se ha dicho que los americanos van un paso por delante de nosotros. No se si esto será verdad o no, al menos ahora que ya estamos todos hiperconectados e hiperinformados creo que no hay tantas diferencias entre los países desarrollados. CNNMoney publica un ranking con los trabajos modernos más exitosos en Estados Unidos así como los principales requisitos para acceder a ellos. Veamos si se ajustan a nuestro país:

1. Diseñador de videojuegos

Se prevé un crecimiento en 10 años del 32,4%.

Programan las reglas, la puntuación, en definitiva deciden cómo se juega al juego en cuestión. Buscan el equilibrio entre diversión y dificultad. Para demostrar que eres bueno en esta profesión tienes que empezar haciendo juegos propios que prueben tus aptitudes en esta profesión. Lo mejor del trabajo es ver el resultado de tus propias creaciones. Que tanto tú como los demás se diviertan con tu juego.

2. Analista de datos

Previsión de crecimiento a diez años: 18,7%.

Empresas como Facebook, LinkedIn o Twitter se pasan el día analizando grandes volúmenes de datos. Sus usuarios generan mucha cantidad de información por segundo y todo esto tiene que traducirse en información útil para la empresa. Para conseguir un puesto así es clave el dominio de la informática y de la estadística, sin subestimar la importancia de otras habilidades para captar los mensajes de los análisis. Es un sector de vanguardia, pero también es un campo de rápido desgaste.

3. Consultor de sostenibilidad

Previsión de crecimiento a diez años: 18,7%.

Muchas empresas están buscando cómo reducir su huella de carbono, y estos profesionales les ayudan a alinear sus principios con un desarrollo sostenible. Normalmente provienen de una variedad de campos, desde la ingeniería al medioambiente, pero todos comparten la creatividad para ofrecer nuevas soluciones a cada compañía. La adaptación de los cambios propuestos es realmente gratificante, pero hay que hacer un gran esfuerzo para mantenerse al tanto de la evolución de las normas.

4. Consultor de placas solares

Previsión de crecimiento a diez años: 16.4%.

Convencen a la gente de que tienen que aprovechar la energía del sol. Proporcionan información acerca de los productos, el ahorro de costes y los incentivos públicos. La experiencia en iniciativas de energías limpias ayudará a los mejores candidatos a destacar en la multitud. Es importante ser bueno haciendo cálculos financieros, pero también tener habilidades persuasivas. El éxito radica en la sensación de que estar  haciendo algo bueno para las generaciones futuras.

5. Community manager

Previsión de crecimiento a diez años: 13,6%.

Son los ojos, los oídos y la voz de una empresa. La combinación de relaciones públicas, marketing y habilidades de cara el cliente, en sintonía con el mensaje corporativo, son lo que se le pide a alguien en esta posición. Los seleccionadores buscan escritores agudos pero curiosos y con buen ojo para el diseño, además de estar muy puestos en el sector. Es un trabajo divertido pero de mucha presión, por las respuestas en tiempo real y por la evidencia pública de los errores.

6. Ingeniero de turbinas mecánicas

Previsión de crecimiento a diez años: 8,8%.

La energía eólica está triunfando en América y se están debatiendo más incentivos fiscales para estas empresas. Los ingenieros se encargan de instalar y controlar el estado de las turbinas así como solucionar los problemas de su rendimiento. Se requiere experiencia mecánica y eléctrica así como ojo clínico para resolver los problemas de estos productos relativamente nuevos. Las posibilidades de desarrollo profesional y movilidad son muchas. Sin embargo, algunas de las principales empresas eólicas están inmersas en planes de recortes.

Escrito por mariarp el 22 de noviembre de 2012 en euribor.com.es

LIMITACIÓN DE PAGOS EN EFECTIVO

El artículo 7 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, establece la limitación de pagos en efectivo respecto de determinadas operaciones.

En particular se establece que no podrán pagarse en efectivo las operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.

No obstante, el citado importe será de 15.000 euros o su contravalor en moneda extranjera cuando el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional.
A efectos del cálculo de las cuantías indicadas, se sumarán los importes de todas las operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega de bienes o la prestación de servicios.

Se entenderá por efectivo los medios de pago definidos en el artículo 34.2 de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo. En particular, se incluyen:

  • El papel moneda y la moneda metálica, nacionales o extranjeros.
  • Los cheques bancarios al portador denominados en cualquier moneda.
  • Cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado como medio de pago al portador.

Respecto de las operaciones que no puedan pagarse en efectivo, los intervinientes en las operaciones deberán conservar los justificantes del pago, durante el plazo de cinco años desde la fecha del mismo, para acreditar que se efectuó a través de alguno de los medios de pago distintos al efectivo. Asimismo, están obligados a aportar estos justificantes a requerimiento de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Esta limitación no resultará aplicable a los pagos e ingresos realizados en entidades de crédito.

El incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo mencionadas es constitutivo de infracción administrativa.

Serán sujetos infractores tanto las personas o entidades que paguen como las que reciban total o parcialmente cantidades en efectivo incumpliendo la limitación indicada. Tanto el pagador como el receptor responderán de forma solidaria de la infracción que se cometa y de la sanción que se imponga. La Agencia Estatal de Administración Tributaria podrá dirigirse indistintamente contra cualquiera de ellos o contra ambos.

La infracción será grave.

La base de la sanción será la cuantía pagada en efectivo en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros o 15.000 euros, o su contravalor en moneda extranjera, según se trate de uno u otro de los supuestos anteriormente mencionados.

La sanción consistirá en multa pecuniaria proporcional del 25 por ciento de la base de la sanción.

Esta acción no dará lugar a responsabilidad por infracción respecto de la parte que intervenga en la operación cuando denuncie ante la Agencia Estatal de Administración Tributaria, dentro de los tres meses siguientes a la fecha del pago efectuado en incumplimiento de la limitación, la operación realizada, su importe y la identidad de la otra parte interviniente. La denuncia que pudiera presentar con posterioridad la otra parte interviniente se entenderá por no formulada.

La presentación simultánea de denuncia por ambos intervinientes no exonerará de responsabilidad a ninguno de ellos.

La infracción mencionada prescribirá a los cinco años, que comenzarán a contarse desde el día en que la infracción se hubiera cometido. La sanción derivada de la comisión de la infracción prescribirá a los cinco años, que comenzarán a contarse desde el día siguiente a aquel en que adquiera firmeza la resolución por la que se impone la sanción.

Para denunciar esta situación puede pinchar en el este link

El Equipo de Time Asesores

 

Evite el tarifazo encubierto de Hacienda

Hacienda nunca se anda con chiquitas. Y, a partir de ahora, mucho menos. ¿Quién no ha incorporado erróneamente algún dato personal, como el número del domicilio, en su Declaración de la Renta? ¿Alguien puede asegurar que no ha acudido a última hora del último día disponible para liquidar un impuesto? ¿Acaso nadie se encuentra casualmente de vacaciones cuando recibe una notificación tributaria? Son algunos de los casos que rigen la conflictiva relación entre el contribuyente y el fisco. Pero Hacienda ha decidido que este tipo de circunstancias formen parte del fraude, y dejen de ser considerados meros contratiempos. La consecuencia: más vigilancia, mayores multas y una responsabilidad mucho más contundente.

La Ley 7/2012 de lucha contra el fraude no sólo pretende sacar a la luz los miles de millones de euros que se encuentran ocultos bajo el colchón. Además, supone «un fuerte endurecimiento de las sanciones en situaciones que no tienen por qué venir determinadas por la existencia de un fraude a la hacienda pública», explican desde la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf).

Para el secretario general del sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, con esta ley «se ha querido ofrecer una contrapartida a la amnistía fiscal, que tanto desgaste había provocado en el Gobierno» en los últimos meses.

Desde el pasado mes de enero, las pequeñas y medianas empresas están obligadas a presentar cualquier clase de documento tributario por medios electrónicos, en vez de hacerlo en papel. Aunque ya ha transcurrido casi un año desde la implantación de una medida, que está generalizada, Hacienda refuerza esta postura al imponer una multa de 1.500 euros. Además, cuando se trate de empresas que tengan obligación de comunicar periódicamente al fisco diferentes datos que no incluyan valores monetarios (datos personales de trabajadores, contactos, etc.), y lo hagan «de forma incompleta, inexacta o con datos falsos », la sanción supondrá una multa de 200 euros por cada dato o conjunto de datos omitidos, inexactos o falsos. Si la información sobre la que debe comunicar la empresa contiene valores numéricos (retenciones de los empleados, por ejemplo), la multa será de hasta el dos por ciento del importe de las operaciones no declaradas o declaradas incorrectamente, con un mínimo de 500 euros.

Para los ciudadanos que tributen como personas físicas, el hecho de presentar una liquidación «de forma incompleta, inexacta o con datos falsos», la sanción consistirá en el pago de 150 euros. Para la organización Aedaf, esta heterogeneidad de sanciones «resulta contrarias al principio de proporcionalidad ». Porque una Declaración con datos correctos, pero presentada en papel en vez de a través de Internet, supone una multa de 1.500 euros; y otra Declaración, con información incorrecta, se sanciona con 150 euros. Esta organización advierte de que «Hacienda no oculta su intención» de extender la medida de presentar declaraciones exclusivamente por Internet a todos los contribuyentes.

A partir de ahora, también habrá que estar atento al buzón su vivienda, aun si se encuentra lejos de su hogar por enfermedad o vacaciones, entre otros casos. Si recibe un requerimiento y no comparece en el plazo exigido, la multa ascenderá a 1.000 euros (3.000, si trabaja como autónomo o tiene una empresa). Si, además, reincide en su actitud y, por diversas razones, tampoco atiende a la segunda instancia que le pueda exigir el fisco, la multa será de 5.000 euros (15.000 para profesionales). La tercera y última advertencia puede suponer una multa que va desde los 10.000 y hasta los 100.000 euros (entre 20.000 y 600.000 para actividades económicas), dependiendo de la cantidad de dinero que se trate de aclarar en su liquidación tributaria.

Estas cantidades suponen unas sanciones «excesivas», según José María Mollinedo. Porque «ni siquiera las grandes empresas llegan a dilatar tanto el plazo de presentación ante Hacienda, como para llegar a imponer hasta 600.000 euros», explica el secretario general de Gestha. Desde la Aedaf indican que actuaciones sancionables como «no comparecer», «no facilitar la actuación administrativa» o «el incumplimiento del deber de facilitar la entrada para el reconocimiento» se definen de modo muy genérico «y quedan al juicio del inspector la apreciación de esta circunstancia, con la consiguiente arbitrariedad».

Si, además de cualquier error u omisión que pueda cometer, Hacienda comienza un proceso investigador contra usted y sus liquidaciones tributarias, también puede tener mucho que perder. Porque la nueva ley permite el embargo de hasta el 10 por ciento de su base imponible durante la tramitación del procedimiento de inspección. Incluso aunque no hayan comprobado que su declaración contiene errores o puede ser delictiva.

En cualquier caso, Hacienda dispondrá de un plazo de tres meses para realizar esta investigación. Y si no logra resultados, deberá reintegrarle el dinero que le hayan embargado injustificadamente.

Tomado de Finanzas.com

José Mª Camarero.